Un buen puñado de dados, un poco de imaginación y mucha labia, es todo lo que te hará falta para jugar con Story Cubes.

Cuando tienes en las manos por primera vez Story Cubes, piensas «qué juego tan pequeñito» y cuando lo abres y ves sus nueve dados, piensas ¿cómo voy a jugar con esto? La idea es sencilla. lanza los dados y uno a uno te irán mostrando un icono con el que compondrás una historia. El resto es cosa tuya. Puedes utilizar las reglas que se te ocurran como que cada jugador robe tres dados y participe en la historia inicial, que lance otro dado para crear eventos e interactuar con lo que está sucediendo, cualquier cosa vale para pasar un buen rato con este Story Cubes.

Desde hace unos años se están editando pequeñas expansiones de dados que poco a poco han ido engordando la colección y en mi caso, he decidido meterlos todos juntos en una bolsa Almendrukos para llevarlos a las reuniones familiares y pasar un buen rato. Si quieres, tú también puedes hacer lo mismo.

¿No conoces Story Cubes?

Visita la web de La Gaceta de los Tableros donde encontrarás una fantástica reseña para ponerte el día.